Evangelio Hoy

Martes de la cuarta semana de Cuaresma

Evangelio según San Juan 5,1-16. 

Se celebraba una fiesta de los judíos y Jesús subió a Jerusalén.
Junto a la puerta de las Ovejas, en Jerusalén, hay una piscina llamada en hebreo Betsata, que tiene cinco pórticos. 
Bajo estos pórticos yacía una multitud de enfermos, ciegos, paralíticos y lisiados, que esperaban la agitación del agua. 
[Porque el Angel del Señor descendía cada tanto a la piscina y movía el agua. El primero que entraba en la piscina, después que el agua se agitaba, quedaba curado, cualquiera fuera su mal.]
Había allí un hombre que estaba enfermo desde hacía treinta y ocho años. 
Al verlo tendido, y sabiendo que hacía tanto tiempo que estaba así, Jesús le preguntó: “¿Quieres curarte?”. 
El respondió: “Señor, no tengo a nadie que me sumerja en la piscina cuando el agua comienza a agitarse; mientras yo voy, otro desciende antes”. 
Jesús le dijo: “Levántate, toma tu camilla y camina”. 
En seguida el hombre se curó, tomó su camilla y empezó a caminar. Era un sábado, 
y los judíos dijeron entonces al que acababa de ser curado: “Es sábado. No te está permitido llevar tu camilla”. 
El les respondió: “El que me curó me dijo: ‘Toma tu camilla y camina'”. 
Ellos le preguntaron: “¿Quién es ese hombre que te dijo: ‘Toma tu camilla y camina?'”. 
Pero el enfermo lo ignoraba, porque Jesús había desaparecido entre la multitud que estaba allí. 
Después, Jesús lo encontró en el Templo y le dijo: “Has sido curado; no vuelvas a pecar, de lo contrario te ocurrirán peores cosas todavía”. 
El hombre fue a decir a los judíos que era Jesús el que lo había curado. 
Ellos atacaban a Jesús, porque hacía esas cosas en sábado. 

Reflexionemos

San Gregorio de Nisa (c. 335-395), monje, obispo
La vida de Moisés (Trad. ©Evangelizo.org)

Salvados por el agua

Todo hombre que escucha el relato de la travesía del Mar Rojo comprende cual es ese misterio del agua, en la cual descendemos con todo el ejército de los enemigos y de la cual emergemos solos, dejando el ejército de los enemigos ahogado en el abismo. ¿Quién no ve que este ejercito de egipcios…, son las diversas pasiones del alma por las cuales el hombre está esclavizado: sentimientos de cólera, diversos impulsos de placer, de tristeza o de avaricia?…Todas esas cosas y todos sus orígenes, junto con el jefe que guía el ataque de odio, se precipitan en el agua al perseguir al israelita.

Pero el agua, por la fuerza del bastón de la fe y el poder de la nube luminosa (Ex.14:16.19), se vuelve fuente de vida para aquellos que buscan en ella un refugio- y fuente de muerte para aquellos que los persiguen…Esto significa, si buscamos el sentido escondido, que todos aquellos que pasan por el agua sacramental del bautismo deben hacer morir en el agua todas las malas inclinaciones que les hacen la guerra-la avaricia, los deseos impuros, el espíritu de rapiña, los sentimientos de vanidad y de orgullo, los impulsos de cólera, de resentimiento, la envidia, los celos…

Es como el misterio de la Pascua judía: se le llamaba «pascua» al cordero cuya sangre preservaba de la muerte a aquellos que la usaban (Ex.12:21.23). En ese misterio, la Ley ordena comer con la pascua el pan ázimo, sin levadura vieja, es decir sin que ningún rastro de pecado este mezclado a la vida nueva (1 Cor.5:7-8)…De igual manera, debemos tragar a todo el ejército egipcio, es decir sumergir toda forma de pecado en el baño de la salvación como en el abismo del mar y emerger solo, sin nada que sea extranjero a nosotros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *