Evangelio Hoy

25 de Enero

Evangelio según San Marcos 16,15-18. 

Entonces les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación.” 
El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará. 
Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; 
podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”. 

Reflexionemos

San Fulgencio de Ruspe (467-532), obispo en África del Norte
Un sermón atribuído, n° 59 Apéndice; PL 65, 929

“Pablo iba de camino, cerca de Damasco; de repente, una luz que venía de cielo le envolvió con su claridad ” (Hch. 9,3)

Saulo fue enviado al camino de Damasco para volverse ciego, ya que si se queda ciego, encontrará el verdadero Camino (Jn 14,6)… Pierde la vista corporal, pero su corazón es iluminado, para que la verdadera luz brille a la vez en los ojos de su corazón y en los de su cuerpo… Es enviado a su interior, para buscarse. Erraba en su propia compañía, viajero inconsciente, y no se encontraba porque interiormente había perdido el camino.
Por eso oyó una voz que le decía: ” desvía tus pasos del camino de Saulo, para encontrar la fe de Pablo. Quítate la túnica de tu ceguera y revístete del Salvador (Ga 3,27)… Quise manifestar en tu carne la ceguera de tu corazón, con el fin de que puedas ver lo que no veías, y que no seas semejante a «los que tienen ojos y no ven, orejas y no oyen» (Sal. 113,5-6). Que Saulo se vuelva con sus cartas inútiles (Hch. 22,5), para que Pablo escriba sus epístolas tan necesarias. Qué Saulo, el ciego, desaparezca… para que Pablo llegue a ser la luz de los creyentes “…
¿Pablo, quién te transformó así? “¿Quieres saber quién hizo esto? Un hombre llamado Cristo… Ungió mis ojos y me dijo: «ve a la piscina de Siloé, lávate, y recobra la vista». Fui allá, me lavé, y ahora veo (Jn 9,11). ¿Por qué este asombro? El que me creó, me ha recreado; con el poder con que me creó, ahora me ha curado; yo había pecado, pero Él me purificó.”
Ven pues, Pablo, y deja allí al viejo Saulo, pronto vas a ver a Pedro… Ananías, toca a Saulo y danos a Pablo; deja bien lejos al perseguidor y envía a misión al predicador: los corderos no le tendrán miedo, las ovejas de Cristo se alegrarán. Toca al lobo que perseguía a Cristo, para que ahora, con Pedro, lleve a apacentar a las ovejas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *