Evangelio Hoy

Sábado de la trigésima segunda semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Lucas 18,1-8. 

Jesús enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse: 
“En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres; 
y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: ‘Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario’. 
Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: ‘Yo no temo a Dios ni me importan los hombres, 
pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme'”. 
Y el Señor dijo: “Oigan lo que dijo este juez injusto. 
Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, aunque los haga esperar? 
Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?”. 

Reflexionemos

San Juan Clímaco (c. 575-c. 650), monje en el Monte Sinaí
La Santa Escala

Dios, único maestro de la oración

La oración es, en cuanto a su naturaleza, la conversación y la unión del hombre con Dios y, en cuanto a su eficacia, la conservación del mundo y su reconciliación con Dios, un puente elevado para  pasar por encima las tentaciones, una muralla contra las tribulaciones, la extinción de las guerras, la alegría futura, la actividad que no cesa jamás, la fuente de las gracias, el proveedor de los carismas, un progreso invisible, el alimento del alma, la iluminación del espíritu, el hacha que cercena la desesperanza, el destierro de la tristeza, la reducción de la cólera, el espejo del progreso, la manifestación de nuestra medida, la prueba del estado de nuestra alma, la revelación de las cosas futuras, el anuncio seguro de la gloria.

Sé valiente, y tendrás a Dios mismo como maestro de la oración. Es imposible aprender a ver tales cosas por medio de palabras puesto que ver es un efecto de la naturaleza. Asimismo, es imposible aprender la belleza de la oración a través de la enseñanza de otro. La oración sólo se aprende orando y tiene a Dios por maestro, Él que ense

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *