Santoral

Santa_Gliceria08 de Julio

Santa Gliceria, mártir

Las «Actas» griegas, único documento que poseemos sobre esta santa, son desgraciadamente muy poco fidedignas. Lo único que podemos afirmar es que santa Gliceria fue una virgen cristiana que sufrió el martirio en Heraclea Póntica (en la actual Turquía), a fines del siglo II.

 

La leyenda presenta los rasgos característicos de ese tipo de fábulas: según ella, Gliceria era hija de un senador romano que vivía en Trajanópolis de Tracia. La santa confesó abiertamente la fe ante el prefecto Sabino, quien ordenó a los soldados que la llevasen a ofrecer sacrificios en el templo de Júpiter. En vez de obedecer, Gliceria derribó la estatua de oro del dios y la hizo pedazos. Los verdugos la colgaron por los cabellos y la azotaron con varillas de acero, pero no consiguieron hacerle daño alguno. Entonces la encarcelaron y la privaron de todo alimento, pero un ángel le llevaba diariamente la comida. La santa fue arrojada en un horno, pero las llamas se apagaron al punto. Finalmente, los verdugos le arrancaron los cabellos y la echaron a las fieras, pero Gliceria murió antes de que éstas la tocasen.

 

En Heraclea se erigió una espléndida iglesia en su honor. Delehaye hace notar que está perfectamente probado que en Heraclea se tributaba culto a la santa desde muy antiguo. El emperador Mauricio visitó su santuario en 591 y Heraclio en 610; además, las actas de los cuarenta Mártires de Heraclea, afirman que el sepulcro de santa Gliceria era un centro de devoción.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *