Santoral

Celebrado El 22 De Diciembre

Beato Francesco Maria Di Francia
Sacerdote, Fundador

Francesco Maria nació el 19 de febrero de 1853.

El 18 de diciembre de 1880, a la edad de 27 años, fue ordenado en la Iglesia de San Pablo por el Arzobispo de Messina Card. Giuseppe Guarino, dos años después de la ordenación de su hermano mayor (San Anibal di Francia).

Sus actividades fue la  predicación en las diversas iglesias de Messina y en los países vecinos, asistencia espiritual a los enfermos del hospital cívico de Messina, y por la noche brindar consuelo a los enfermos y moribundos.

La pobreza se extendie, el hambre, la precariedad, la emigración, el desempleo y, como consecuencia, incluso el bandolero.

Las condiciones sociales también fueron muy atrasadas, con el 80% de los habitantes analfabetos, la falta de agua y saneamiento, contribuyendo a las recurrentes epidemias de cólera y viruela.

Pero en esos mismos años en los que vieron operar a los dos hermanos sacerdotes de Francia, comenzó un renacimiento del pensamiento y la actividad católica en Messina, como en toda Italia, que vio el surgimiento de la gran personalidad de otro sacerdote, nativo de Caltagirone, en Sicilia. , don Luigi Sturzo (1871-1959).

En el campo de la caridad, en Messina, tomaron los hermanos Di Francia, de Gaetano Bianco, fundador de los Siervos de la Sagrada Familia y de Giuseppe Collima, cuyo instituto se fusionó con el del canónico Hannibal.


El joven sacerdote Francesco se dedicó a los dos campos de trabajo preeminentes en ese momento, la formación cristiana de los fieles y el ejercicio de la caridad hacia los pobres.

Su hermano Don Annibal a la asistencia y al apostolado en el pobre barrio de Avignon, mientras permanecía con su madre, se unió a él en la obra de caridad y el 6 de mayo de 1886, presentado por Don Francesco, llegó, también la Sierva de Dios Natalina Briguglio (1870-1950), quien luego y durante once años, gastó sus energías como enfermera, investigadora, directora, en el trabajo de Annibale Maria Di Francia.

La heroica madre de los dos sacerdotes, murió en 1888 poco después de que terminara el cólera, admirada por toda la ciudad y con la bendición de quienes habían ayudado y beneficiado.

Don Francesco, canónigo de la catedral, nunca quiso el título de Superior o Fundador, nunca emitió circulares, ni escribió un código de reglas, sino que se sacrificó por el sustento de los huérfanos y por la santificación de las monjas, a quienes transmitió. Su carisma de amor por Cristo y por lo menos.

Durante dieciséis años animó el nuevo Instituto de las “Pobres Hermanas del Sagrado Corazón”, que más tarde se convirtió en las “Capuchinas del Sagrado Corazón”, de las cuales la Madre Superiora y cofundadora, fue la madre Veronica Briguglio durante más de 37 años; el canónigo Di Francia, que desde el 28 de febrero de 1912, había sido nombrado vicario general por el arzobispo D’Arrigo, iba a Messina todos los días para cumplir con sus deberes, continuando con la predicación y las confesiones.


Los dos hermanos participaron en el trabajo de rescate durante el desastroso terremoto que a las 5.20 am del 28 de diciembre de 1908, destruyó las ciudades de Messina y Reggio Calabria, causando 83,000 muertos, con heridos, discapacitados y huérfanos en gran número y trayendo una nueva y mayor miseria.

En los años siguientes reconstruyó intensamente la reconstrucción de los edificios y el liderazgo espiritual y organizativo de la Congregación, continuando en sus tareas diarias en Messina, en 1913 había obtenido con el permiso del arzobispo, la ayuda del fraile capuchino Padre Salvatore da Valledolmo, quien en 15 años será su sucesor en la guía espiritual del Instituto.

En la mañana del 22 de diciembre de 1913, Francesco tomó el tren a Messina, no se sentía bien y quería regresar a Roccalumera: “Hoy debo prepararme para el paraíso. A las 9 de la noche del mismo día, después de bendecir a las monjas, murió de muerte santa.

El 19 de marzo de 1984, se inició la causa de la beatificación de este coloso de la Caridad, que llevó a cabo su ministerio sacerdotal, consagrándose a María, que cantó en muchos de sus poemas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *