Reflexion Cuaresmal

dejarlo entrarSABADO DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

 

Leer textos: Deuteronomio 26,16-19/ Salmo 118/ Mateo 5,43-48

 

Reflexión:

El burro de mi enemigo.

 

El texto del evangelio de hoy forma parte de una sección que inicia con estas palabras de Jesús. “No crean que he venido a anular la Ley y los profetas. NO he venid a anularlos, sino a darles pleno cumplimiento” Mt 5,17). Así pues, Jesús va mencionando algunos de los mandamientos mas sobresalientes de la ley de Moisés: (no mataras (v.21), no cometerás adulterio (v.27), no juraras en falso (v.33), ojo por ojo y diente por diente (v.38), y los va aplicando, uno a uno, de forma mas comprometedora.

 

Hoy escuchamos el mandamiento del “amor a los enemigos”. Recordemos que la ley de Moisés permitía que se ajusticiara a una persona cuando cometía un delito grave. Por ejemplo: por herir a un hombre con intención de matarlo, por matar intencionalmente, por golpear al papa o a la mama, por secuestrar a una persona, por maldecir a su padre o a su madre, etc. (Leer el capitulo 21 del libro del Éxodo). La pena de muerte por estos delitos, aun hoy en día podría parecernos justa y uno mismo ha sido victima de alguno de ellos. Sin embargo, la misma ley de Moisés y otros pasajes del Antiguo Testamento nos ofrecen algunos mandamientos poco conocidos que nos dejan entrever otra forma de entender la justicia. Por ejemplo el texto del Éxodo 23,4-5: “Si encuentras una res o un burro que s ele perdió a tu enemigo, llévaselo. Si ves el burro de alguno que te tiene mala voluntad echado en tierra, agobiado por la carga, ayudaras al dueño a levantarlo; no vayas a pasarte de largo’. En este caso, es claro que ni el burro ni la vaca del enemigo tienen la culpa del pleito o los delitos de su dueño. La ley mandaba amar solo a los enemigos y, en determinados casos, respetar y hasta ayudar a los enemigo.

 

Jesús, hoy nos pone delante un mandamiento mas radical: “Amar a los enemigos y orar por los que nos persiguen”. ¿Será posible cumplirlo, sobre todo cuando no somos capaces de amar ni siquiera a los que aman o viven con nosotros? El ejemplo de que es posible lo encontramos en Dios mismo, que no hace distinción de personas entre buenos y malos. Y nos dice que el cristiano esta llamado a hacer un poco mas que los demás. Si amamos a los que nos aman esta bien, pero podemos hacer mas. Si cumplimos con nuestras responsabilidades, está bien, pero podríamos hacer mas. En una palabra, nos llama a hacer cosas extraordinarias en medio de lo ordinario.

 

Llevar a cabo este mandamiento noes nada sencillo, ni se puede practicar de un día para otro y muchas veces habría que comenzar, al menos, con amar a nuestros prójimos. Es necesario ir paso a paso. Lo mejor seria no tener enemigos; pero si los tenemos, podemos empezar por no causar daño “al burro de nuestro enemigo”.

 

Oración personal:

Amar como tu amas Señor! Esa es mi oración de hoy que con toda el alma te entrego. No sabría a mar a mi enemigo si no es con tu mismo amor Señor! Permite que a ejemplo tuyo que no haces distinción en amar a todos por igual, pueda yo también amar a todos en especial a los que me cuesta amar porque mi humanidad se interpone y mi razón no me deja escuchar mi corazón. Dame tu Santa gracia para que así sea, Amen!

 

Propósito:

Procurare evitar todo sentimiento de odio y de venganza y voy a rezar por los que me han hecho algún daño.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *