Reflexión Cuaresmal

perdonDOMINGO DE LA QUINTA SEMANA DE CUARESMA

 

Leer textos: Isaías 43,16-21/ Salmo 125/ Filipenses 3,7-14/ Juan 8,1-11

 

Reflexión:

El que no tenga pecado, que tire la primera piedra.

 

Hoy es el último Domingo de Cuaresma; el próximo es Domingo de Ramos y con él inicia la semana santa. Siguiendo la lectura del evangelio de Juan, llegamos a este episodio de la mujer sorprendida en flagrante adultero, que nos deja una enseñanza clara sobre el perdón y la misericordia para con el prójimo, más allá del frio cumplimiento de las normas.

 

Los escribas fariseos llevaron a una mujer sorprendida en adulterio ante Jesús; pretendían ponerle una trampa para poder acusarlo y mandarlo encarcelar. Si Jesús la condenaba, estaría contradiciendo su propia enseñanza del perdón y del amor, al mismo tiempo que estaría asumiendo un poder que solo le correspondía a la autoridad romana, para que la condenara a muerte. Por otro lado, si no la condenaba, estaría contra le ley de Moisés, según la cual aquellas personas que fueran sorprendidas en adulterio (hombre y mujer), debían sufrir la pena capital (Lv 20,10; Dt 22,22), llama la atención que los acusadores llevan solamente a las mujer, ¿por qué no le presentaron también al hombre? La respuesta de Jesús no fue inmediata, inclinándose se puso a escribir en la tierra; este gesto es interesante y no podemos decir que tenga un significado preciso. Probablemente se inclina para trazar simples rasgos o líneas en el suelo, desentendiéndose aparentemente del problema, y dándose tiempo para meditar una respuesta. Pero también, con un sentido mas teológico, la mención de la ley recuerda que esta fue escrita por “el dedo de Dios” sobre las tablas de piedra (Ex 31,18); en cambio, Jesús escribe con su dedo la nueva ley sobre la tierra, una ley escrita no para castigar solamente, sino para corregir y perdonar.

 

Jesús se incorporó y les dijo: “Aquel de ustedes que esté sin pecado, que le tire la primera piedra”. No les reprocha su preocupación observante ni contradice la le de Moisés, pero ve en aquella acción la insinceridad de los acusadores; quieren ponerle una trampa, la mujer sorprendida en adulterio es solamente el pretexto y no les interesa su arrepentimiento. ¿No es eso también un grave pecado y un atentado contra la ley? ¿Por qué llevan solamente a la mujer, si la ley mandaba castigar también al hombre adultero? Con su respuesta, no los obliga a tomar una decisión, sino que los ayuda a reflexionar y actuar conforme a la verdad de las cosas, comenzando por juzgarse a si mismos.

 

“Comenzando por los mas viejos, se fueron retirando uno a uno”; es decir, los que mas pecados tenían durante su larga vida, o los que mejor habían entendido el mensaje. Luego se dirigió a la mujer, le hizo ver que nadie le había condenado y que tampoco Él la condenaba; le está diciendo que tiene otra oportunidad para mejorar su vida, para caminar libre, sin ser acusada o señalada, para lo cual no debe cometer los mismos errores.

 

Nuestra naturaleza humana nos hace ver los defectos de los demás, pero no siempre somos capaces de ver los nuestros. Los supuestamente buenos creen tener el derecho de opinar sobre los otros, pero Jesús juzga de manera distinta. Un texto que puede ayudarnos a entender este pensamiento es el siguiente: “No juzguen y no serán juzgados… ¿Y cómo es que miras la paja en el ojo de tu hermano y no te das cuenta de la vida que tienes en el tuyo?” (Mt 7,1-3).

 

Oración personal:

Señor, hoy quiero pedirte que me ayudes a que  pueda yo mirar dentro de mi interior para reconocerme como lo que soy y no creerme mas bueno y mejor que los demás. Que siempre recuerde que soy un pecador como todos y que solo con tu gracia es que puedo sentirme limpio otra vez, en el Sacramento del Perdón que nos dejaste en la Iglesia. Te lo pido por tu hijo Jesús, Amen!

 

Propósito: Hoy evitare las criticas negativas contra mi prójimo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *