Reflexión Cuaresmal

a la pascuaDOMINGO DE LA TERCERA SEMANA DE CUARESMA

 

Leer textos: Josué 5,9,10-12/ Salmo 33/ Lucas 15,1-3.11-32

 

Reflexionemos:

A veces, es mejor dar marcha atrás.

 

Es la segunda vez que la parábola del “hijo prodigo” o “hijo encontrado” aparece en esta Cuaresma. Pero, dado que no todo tenemos la oportunidad de asistir a misa durante la semana, la liturgia nos presenta este episodio en domingo. Es una de las parábolas mas significativas para hablarnos del pecado, el arrepentimiento, la conversión y la reconciliación… el evangelista la ubica dentro de un contexto especifico durante la predicación de Jesús y le sirvió para dar una lección a aquellos que le criticaban su comportamiento. Los fariseos y los doctores de la ley veían con malos ojos que recibiera a los cobradores de impuestos e incluso entrara en sus casas, para comer con ellos.

 

La historia del hijo perdido y encontrado representa a todo aquel que, sintiéndose autosuficiente busca a toda costa su libertad y quiere vivir a su modo, sin restricciones ni limites; hasta que toma conciencia de sí mismo y de su situación, empieza a darse cuenta de lo que ha perdido y se decide a emprender el camino de regreso, el camino de la conversión; regresará a su padre, pero ya no será el mismo, porque la experiencia sufrida lo ha cambiado, le ha llevado a tocar fondo; pero ha decidido volver, aceptando las posibles consecuencias de sus actos; rechazo, criticas, incomprensiones… Sin embargo, contra todo lo que esperaba, su padre lo recibe, lo perdona y le devuelve su dignidad de hijo. Peor el hermano mayor desconfía de el y no quiere reconocerlo como hermano, tal y como actuaban los fariseos con relación a los publicanos y pecadores que se acercaban a Jesús.

 

Una vez mas la Palabra de Dios nos explica lo que significa la conversión y el camino que hay que recorrer par alcanzarla. La cuaresma nos invita, precisamente a eso, a cambiar de dirección. Muchos de nuestros errores en la vida ya no será posible cambiarlos. Pero si algo hemos aprendido de lo bueno y de lo malo que nos pasa, y mientras tengamos vida, siempre estaremos en posibilidades de mejorar. Si nos damos cuenta que el camino por donde vamos noes el adecuado, entonces hay que dar vuelta. Y el punto de partida mas importante es confrontarnos con nosotros mimos, evaluarnos para reconocer que es lo que tenemos por mejorar. Dos sencillas preguntas pueden ayudarnos a este proceso: ¿en qué punto me encuentro en relación con el Padre? ¿Con cuál de los dos hijos me identifico?

 

Oración personal:

Es preciso que reconozca Señor cuantas veces me he equivocado y como me cuesta reconocer mis errores. Ayúdame a saber volver a atrás cuando me he sentido autosuficiente y he querido vivir mi vida a mi manera y en esa vida he desviado el camino que me conduce a ti Señor. Que pueda siempre confiar en tu amor misericordioso y saber que estas allí para perdonarme si me arrepiento de corazón y pido perdón con humildad. Amen.

 

 

Propósito:

Antes de terminar la Cuaresma, me acercaré al sacramento de la Reconciliación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *