Reflexión Cuaresmal

contritoVIERNES DE LA TERCERA SEMANA DE CUARESMA

 

Leer textos: Oseas 14,2-10/ Salmo 80/ Marcos 12,28-34

 

Reflexión:

¿Cual es el primer mandamiento de todos?

 

El ultimo capitulo del libro de Oseas inicia con una terrible sentencia contra la ciudad de Samaria, capital del reino del norte: “…porque se rebeló contra su Dios; caerán al filo de espada; sus criaturas serán estrelladas a golpes, abrirán el viernes a sus mujeres embarazadas” (Os 14,1). Palabras aterradoras, propias de una guerra de exterminio. Sin embargo, no son las definitivas, pues el mensaje del profeta no concluye con la destrucción, sino con la esperanza, por medio de una exhortación, sino con la esperanza, por medio de una exhortación a volver a la senda del bien, para alcanzar el perdón; no obstante todo, “Yo curaré sus deslices, les tendré gran amor”.

 

Por su parte el texto del evangelio que leemos hoy esta enmarcado dentro de las discusiones que sostuvo Jesús con las autoridades religiosas y políticas de su tiempo. En el capitulo 11 del evangelio de Marcos aparece Jesús expulsando a los vendedores del templo, después defiende su autoridad ante los jefes de los sacerdotes (Mt 11,27-33) y en el capitulo 12, comienza a subir de tono la discusión cuando les cuenta a sus paisanos la parábola de los viñadores homicidas, discuten sobre el tributo que debían pagar al César (12,13-17) y sobre la Resurrección (12,18-27). Sin embargo, cuando parecía que se le acercaban solo para ponerlo a prueba, aparece ese escriba, un estudioso de la ley, quien en tono mas tranquilo dialoga con Jesús, preguntándole: “¿Cuál es el primer mandamiento de todos?. Alrededor de 600 mandamientos debían ser cumplidos, cualquiera podría perderse entre tantos, y por eso la pregunta del escriba. A lo cual Jesús responde citando una de las oraciones mas importantes del pueblo: Shemá Israel, (escucha Israel), que expresa la respuesta fiel a la misericordia de Dios, que por pura bondad ha elegido a un pueblo sin merito bajo la única condición que le sea fiel y camine conforme a sus mandatos. Por eso, el mandamiento mas importante es amar a Dios sobre todas las cosas y, al mismo tiempo, amar al prójimo como a uno mismo.

 

Ambas direcciones son importantes; podemos perdernos entre antas reglas, pero no debemos descuidar estos dos elementos fundamentales. En este sentido, el apóstol Juan resume en pocas palabras la estrecha relación en estas dos dimensiones del mandamiento del amor: “Nosotros amamos porque Dios nos amó primero. Si alguno dice: “Yo amo a Dios, pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve” (1Jn. 4,20)

 

Oración personal:

Que en todo momento sepa amar a mis hermanos ante todo y sobre todo Señor. Que no pretenda nunca decir que te amo si mis acciones no van de acuerdo con ese amor al expresarlo a mis hermanos. Pero que sobre todas las cosas te ame a ti mas que a nada y a nadie en este mundo. Amen!

Propósito:

Reflexionar sobre el significado del amor en nuestra vida. ¿Qué o a quien amamos? ¿Tenemos rencor contra alguien?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *