Reflexión Cuaresma de Hoy

cuaresmaLUNES DE LA PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

 

Leer textos: Levítico 19,1-2.11-18/ Salmo 18/ Mateo 25,31-146

 

Reflexión:

¿Qué debo hacer para conseguir la vida eterna?

 

En una ocasión, un hombre se le acerco a Jesús y le hizo esta pregunta: “Maestro bueno, qué debo hacer para conseguir la vida eterna?” La respuesta que hemos leído hoy: : Cumple los mandamientos” “Cuales?,” pregunto el hombre. Jesús le dijo: “NO mataras, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre y amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mt. 19,16; Mc. 10,17). Desde este punto de vista, en los mandamientos está trazado el camino para la vida eterna y las normas básicas para la convivencia pacifica en cualquier grupo humano.

 

Por otro lado, y como continuación de aquella pregunta, el evangelio de Mateo nos presenta la escena del juicio final en la lectura de hoy. Cuando el Hijo del hombre, Jesús, venga con toda su gloria y pase a revisión nuestra vida. Nos esta dando la clave, la respuesta de lo que necesitamos para entrar a la vida eterna. La observancia de los mandamientos de la Ley de Dios conlleva, lógicamente el cumplimiento de las obras de misericordia: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, hospedar al forastero, vestir al desnudo, visitar al enfermo y a los encarcelados… entre otras. Estas acciones nos abrirán el camino hacia la vida eterna. La novedad del discurso de Jesús a propósito de éstas acciones está en la estrecha relación que tiene él con los pobres y necesitados. Si lo hicimos o dejamos de hacerlo con nuestros hermanos necesitados, lo hicimos o lo dejamos de hacer al mismo Jesús.

 

Este camino propuesto por el evangelio de Jesús puede parecernos irreal, cuando vemos que en nuestros ambientes se procede de manera contraria a esta propuesta. Nuestra sociedad se distingue por la violencia, el abuso, la corrupción, el engaño… ¿será posible practicar ahí el mensaje de Jesús? ¿No correremos el riesgo de que, tratando de hacer el bien, abusen de nosotros, (que nos vean la cara)? ¿Será cierto eso de que “el que no tranza no avanza?” Jesús mismo nos dio varias respuestas a este respecto: “Sean sencillos como las palomas y prudentes como las serpientes” (Mt. 1016). “El Reino de Dios es como una semilla de mostaza que tomó el hombre y la sembró en su campo. Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace un árbol…” (Mt. 13,31).

 

¿Quiénes son los pobres y necesitados que viven a mi alrededor? ¿Qué puedo hacer por ellos, “sin que me vean la cara”? Ayudar a los demás no significa simplemente darles cosas; visitando a un enfermo o a un encarcelado, probablemente no resolvamos su problemas, pero si ayudaremos a animarlos para que no se den por vencidos. A veces los mas necesitados están en nuestra misma familia, bajo nuestro mismo techo.

 

Oración personal:

Señor, tu que nos diste las claves para alcanzar el cielo, permite que no tengamos miedo de cumplirlas haciendo a un lado los prejuicios personales que nos puedan limitar a servir a los demás. Que sepamos mirarte en los demás y que eso sea lo que nos motive a hacer el bien a nuestros hermanos. Danos la gracia Señor de poder ir a tu encuentro siguiendo el camino que nos dejaste trazado en tu Santa Palabra. Amen!

 

Propósito: Hoy, voy a llevar a cabo alguna de las obras de misericordia.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *