Iniciando la Cuaresma con deseo de Conversion!

Reflexión de Miércoles de Ceniza

 

Leer textos: Jmiercoles-cenizaoel 2,12-18, Salmo 50/ 2Corintios 5,20-6,2/ Mateo 6,1-6.17-18.

 

Reflexión:

Cuídense de no practicar su justicia delante de los hombres.

 

Hoy, miércoles de Ceniza, estamos iniciando nuestro camino cuaresmal. Cuarenta días de preparación al evento mas grande de nuestra historia de salvación: la resurrección de Cristo. A lo largo de estos días, la Palabra de Dios nos ira guiando paso a paso por el camino de la conversión personal. Es un tiempo de entrenamiento, como el de los deportistas que se preparan por medio de ejercicios programados y constantes, y van acondicionando poco apoco a su mente y su cuerpo, para sacar buenos resultados en las competencias.

 

Así es también el camino de la conversión, de la superación personal y comunitaria; si queremos fortalecer nuestra e, esperanza y caridad, también necesitamos entrenarnos, practicar, ejercitarnos, no es algo que se logre automáticamente, sin ningún esfuerzo de nuestra parte. (Ver: 1Corintio 9,25-27).

 

“Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”. Esta frase la escuchamos al momento de la imposición de la ceniza en nuestra frente. No se trata de una amenaza, sino de un recordatorio. Nos ayuda a recordar que nuestra vida es pasajera y que estamos llamados a crecer, madurar, ser mejores cada día. Si ya nos sentimos autosuficientes, omnipotentes o perfectos, por supuesto que no reconoceremos nuestros defectos y no haremos nada por cambiar. Pero si nos reconocemos limitados y necesitados de Dios y de los demás, entonces nos esforzaremos en superarnos, para ser mejores.

 

La Palabra de Dios nos invita a ejercitarnos con tres acciones bien concretas a lo largo de este tiempo de Cuaresma: ayuno, oración, limosna. Practicar el ayuno no significa simplemente dejar de comer carne roja; implica no sobrevalorar nuestras cosas materiales, sino atesorar un tesoro en el cielo; pues hay cosas mas difíciles que simplemente dejar de comer algo (como dejar de criticar a nuestro prójimo). Orar, no solo para pedir ayuda, sino para agradecer a Dios por nuestra vida, nuestra salud, nuestra familia e interceder ante Dios por los necesitados. Dar limosna, que no es simplemente dar las monedas que nos sobran o nos estorban; o regalar nuestra ropa y muebles, porque vamos a remodelar… dar limosna implica también dar el perdón, la reconciliación, quitar la envidia o los rencores de en medio de nuestra familia o de nuestro ambiente de trabajo; dedicar tiempo a los demás…

 

La recomendación mas importante de la Palabra de Dios de este día, es que no hagamos esto solo para que nos vean, para quedar bien con los demás o para recibir aplausos. Hagámoslo por convicción personal.

 

Tampoco esperemos cambiar de la noche a la mañana, porque la conversión es un proceso, es entrenarnos y practicar, para transformar poco a poco nuestra vida y nuestras relaciones.

 

Hoy demos el primer paso haciendo nuestro examen de conciencia, nuestra revisión de vida: ¿Cómo estoy? ¿Cómo me siento en cuanto a mi fe? ¿Cómo son mis relaciones familiares, de amistad o en mi trabajo? ¿Qué cosas puedo mejorar? ¿Cómo quiero llegar a la Pascua?

 

Oración personal…

Señor amado, que al iniciar la cuaresma sepamos entrar dentro de nosotros mismos para mirar que cosas tenemos que ir cambiando poco a poco y así ejercitar nuestro espíritu para que estemos mas atentos a tus inspiraciones divinas. Iniciamos este caminar hacia la Pascua deseando hacer un cambio profundo en nuestras vidas. Con tu gracia lo podremos lograr. Gracias Señor.

 

Propósito: Hoy no hablaré mal de la gente que me rodea y cerrare mis oído a toda murmuración.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *