Santoral

28 de Octubre

San Ferrucio, mártir

En Maguncia, en la Galia Bélgica, san Ferrucio, mártir, de quien se cuenta que, habiendo abandonado el servicio militar para servir a Cristo mejor y más libremente, terminó su vida en el martirio.

Militaba en el ejército imperial romano, destinado en Maguncia, donde, convertido al Cristianismo y depuestas las armas, fue detenido, torturado y dejado morir lentamente de hambre en la cárcel de un pueblo a orillas del Rin, que corresponde a Kastel en la actualidad. El tiempo de su martirio sigue siendo, sin embargo, desconocido; podría colocarse quizás a comienzos del siglo IV, durante la persecución de Diocleciano, cuando fue martirizado un número considerable de soldados romanos cristianos.

 

Enterrado en el lugar de su gloriosa muerte, el cuerpo de Ferruccio fue trasladado en el año 778 por el arzobispo de Maguncia, san Lull, a la iglesia del recién erigido monasterio benedictino de Bleidenstadt, a pocos kilómetros de la ciudad, para ser colocado en una tumba más digna, que su sucesor, el arzobispo Riculfo, procedió, en el 812, a decorar artísticamente y enriquecer con una inscripción poética que contiene un elogio del mártir, con cuyo nombre fue, además, titulada también la propia iglesia.

 

El Arzobispo Rábano Mauro (+856) escribió más tarde un epigrama laudatorio en honor de san Ferruccio, en el cual se basa la larga «Passio» redactada en el siglo IX por el monje Meginardo, a instancias del abad de Bleidenstadt, Adalgero. La mayoría de estos testimonios desaparecieron en 1632 cuando la iglesia del monasterio de Bleidenstadt fue destruida, durante la Guerra de los Treinta Años. Las reliquias del mártir, conservadas entre lo que se había salvado con los jesuitas de Mainz, fueron definitivamente perdidas en el incendio provocado por los soldados franceses en 1793.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *