Santoral

27 de Abril

San Rafael Arnaíz Barón

En el monasterio de san Isidoro de Dueñas, en España, San  Rafael Arnáiz Barón, religioso de la Orden Cisterciense, que, siendo novicio, enfermó gravemente y, confiando siempre en el Señor, con gran paciencia soportó su enfermedad.

san Rafael Arnáiz

 

Qué grande es Dios!

 

¡Qué bien ordena los acontecimientos siempre para su gloria!

 

¡Sólo Dios llena  el alma…, y la llena toda!

 

La verdadera felicidad se  encuentra  en Dios y solamente en Dios.

 

El que no tiene a Dios  necesita         consuelo; pero el que ama a Dios, ¿qué más         consuelo?

 

¡Cómo se inunda  mi alma de caridad verdadera hacia el hombre, hacia el hermano     débil, enfermo…! Si el mundo supiera lo que es amar un poco a Dios, también amaría al prójimo.

 

Al amar a Jesús, forzosamente se ama lo que El ama.

 

La única verdad es… Cristo.

 

He hecho el votó de amar siempre a Jesús. Virgen Maria, ayúdame a cumplir mi voto.

 

Para Jesús todo, y todo, para siempre, para siempre.

 

No le bastó a Dios entregarnos a su Hijo en una Cruz, sino además nos dejó a Maria.

 

Honrando a la Virgen, amaremos más a Jesús; poniéndonos bajo su manto,         comprenderemos mejor la misericordia divina.

 

¡Qué grande es  Dios, qué dulce es María!

 

 

 

Señor omnipotente que glorificas a los humildes y abates a los  soberbios, te suplicamos por la gloria de tu Santo Nombre ensalces la  memoria de san Rafael, concediéndonos la gracia que te pedimos por intercesión del mismo, que vivió y murió para glorificarte a Ti, Señor, que con el Hijo y el Espíritu  Santo vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *