You are here:  Home  /   Nuestro Obispo

Nuestro Obispo

bishop-ochoaOBISPO ARMANDO X. OCHOA, D.D.


El Obispo Armando Xavier Ochoa nació en Oxnard, California en 1943, fué el Segundo hijo de Angel y Mary Ochoa. Recibió su educación en Santa Clara Elementary y Santa Clara High School, también en Oxnard y se graduó en 1961. En 1962 entro a St. John’s Seminary College y después de graduarse continuo sus studios en St. John’s Seminary School of Teology. El Obispo Ochoa fue ordenado Sacerdote para la Arquidiocesis de Los Angeles el 23 de Mayo de 1970 por el Cardenal Timothy Manning. Sirvió como Pastor Asociado en St. Alphonsus Church en Baldwin Park; y St. Teresa of Avila Church en Los Angeles. El Obispo Ochoa fue asignado Pastor de Sacred Heart Church en Los Angeles en Diciembre de 1984. Durante su asignacion como Pastor Asociado en St. Teresa of Avila, fue nombrado Monseñor Capellan de S.S. en 1982.


Antes de su ordenación al episcopado, en febrero de 1987, como Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Los Angeles y Obispo Reglional de la Región Pastoral de San Fernando, se desempeñó como miembro del consejo y luego como co-director del Programa de Diaconado Permanente de la Arquidiócesis.


También dirigió la Secretaría del Ministerio para Servicios Étnicos . El obispo Ochoa también se desempeñó como miembro del consejo tanto para Don Bosco Technical High School y St. John’s Seminary. El 26 de junio de 1996, el Obispo Ochoa fue instalado como quinto obispo de la Diócesis de El Paso en Texas .


El Obispo Ochoa fue instalado como el quinto Obispo de la Diócesis de Fresno el 1ro. de Febrero del 2012.


MENSAJE PASTORAL VISITA DEL PAPA FRANCISCO
A LOS ESTADOS UNIDOS
Reverendísimo Armando X. Ochoa, D.D.
Obispo de la Diócesis Católica Romana de Fresno

Estos últimos días ha ido un regalo extraordinario para todos nosotros. Católicos, gente de otra fe y tradiciones, y todas las personas de buena voluntad fueron invitadas para recibir un mensaje de esperanza y estímulo que en realidad lo necesitamos. Así como nuestra sequía en el valle está anticipando sus primeras lluvias estacionales, nuestro Santo Padre aplacó la profunda sed de muchas almas con palabras vivificantes de amor, compasión, misericordia y justicia. Aquellos que tuvieron tiempo para escuchar con su corazón, ahora celebran este mensaje que es la voz del débil, el vulnerable y el más necesitado entre nosotros.

Hemos escuchado hablar al Santo Padre de nuestro llamado para el cuidado de la creación de Dios, incluyendo la persona humana desde su concepción hasta el momento de su muerte. El Papa nos habló de inmigración, de la pena de muerte y la familia que sufre de una cultura económica de exclusión, convencido que podemos ver y escuchar el llanto de los pobres pidiendo ayuda. Él hizo también referencia de las preocupaciones por el medio ambiente dentro de nuestra casa común, confiando que somos capaces de adaptar nuestras prioridades para solucionar el daño causado por la familia humana.

Se nos ha pedido que nos apartemos de nuestras indiferencias religiosas y políticas que sabotean y dividen un diálogo productivo, para poder seguir caminos que nos conducirán a encontrarnos y acompañarnos unos a otros en nuestra caminata, en una forma que todos podamos vivir con dignidad y esperanza.

En el Encuentro Mundial de las Familias 2015, fuimos informados de la gran importancia del matrimonio y la familia dentro nuestra sociedad. Se nos alentó a comprometernos para apoyar todos los aspectos de la vida familiar, mientras que extendemos la mano a las familias que están luchando, han sido heridas y que tienen una gran necesidad de sanación.

Si nos identificamos con los que han dado la bienvenida al mensaje del Papa, o aquellos a quienes no les gustó el mensaje, todos hemos sido desafiados de alguna forma para examinar nuestra relación con nuestro Creador, nuestro prójimo y con toda la creación.

La encíclica del Papa Francisco, La Alegría del Evangelio y su más reciente encíclica sobre el medio ambiente, Laudato Si”, son puentes que el Santo Padre ha proveído para unirnos; guiarnos y movernos hacia adelante a un camino de sanación, reconciliación y restauración. En la Diócesis de Fresno estaremos usando un material llamado “Un Año de Encuentro con el Papa Francisco” que será usado en las comunidades de las parroquias y reuniones interreligiosas. Todos serán bienvenidos, y mi esperanza es que las semillas de amor, compasión, misericordia y justicia, plantados durante esta semana fenomenal con el Papa Francisco producirá una cosecha abundante.
Fuente: dioceseoffresno.org