Evangelio Hoy

Sábado de la trigésima tercera semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Lucas 20,27-40.

Se acercaron a Jesús algunos saduceos, que niegan la resurrección,
y le dijeron: “Maestro, Moisés nos ha ordenado: Si alguien está casado y muere sin tener hijos, que su hermano, para darle descendencia, se case con la viuda.
Ahora bien, había siete hermanos. El primero se casó y murió sin tener hijos.
El segundo
se casó con la viuda, y luego el tercero. Y así murieron los siete sin dejar descendencia.
Finalmente, también murió la mujer.
Cuando resuciten los muertos, ¿de quién será esposa, ya que los siete la tuvieron por mujer?”.
Jesús les respondió: “En este mundo los hombres y las mujeres se casan,
pero los que sean juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección, no se casarán.
Ya no pueden morir, porque son semejantes a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.
Que los muertos van a resucitar, Moisés lo ha dado a entender en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.
Porque él no es un Dios de muertos, sino de vivientes; todos, en efecto, viven para él”.
Tomando la palabra, algunos escribas le dijeron: “Maestro, has hablado bien”.
Y ya no se atrevían a preguntarle nada.

Reflexionemos

San Paciano (¿-c. 390)

obispo de Barcelona

Sermón sobre el bautismo, 6-7; PL 23, 1093 (trad. breviario, sábado, XIX semana)

“No es un Dios de muertos, sino de vivientes”

    «Nosotros que somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial; porque el primer hombre, hecho de tierra era terreno; el segundo hombre es del cielo». Si obramos así, hermanos, ya no moriremos. Aunque nuestro cuerpo se deshaga, viviremos en Cristo, como él mismo lo dice: «El que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá». Por lo demás, tenemos certeza, por el mismo testimonio del Señor, que Abrahán, Isaac y Jacob y que todos los santos de Dios que viven. De ellos dice el Señor: «Para él todos están vivos. No es Dios de muertos sino de vivos» Y el apóstol dice de sí mismo: «Para mí la vida es Cristo, y una ganancia el morir; deseo partir para estar con Cristo»: Y añade en otro lugar: «Mientras sea el cuerpo nuestro domicilio, estamos desterrados lejos del Señor. Caminamos sin verlo, guiados por la fe». Ésta es nuestra fe, queridos hermanos. Además: «Si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los hombres más desgraciados».     La vida meramente natural nos es común, aunque no igual en duración, como lo veis vosotros mismos, con los animales, las fieras y las aves. Lo que es propio del hombre es lo que Cristo nos ha dado por su Espíritu, es decir, la vida eterna, siempre que ya no cometamos más pecados…: «Porque el pecado paga con muerte, mientras que Dios regala vida eterna por medio de Cristo Jesús, Señor nuestro.     Referencias bíblicas: 1Co 15,49.47; Jn 11,25; Flp 1,21.23; 2Co 5,6-7; 1Co 15,19; Rm 6,23)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *