Evangelio Hoy

Martes de la trigésima segunda semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Lucas 17,7-10.

El Señor dijo:
«Supongamos que uno de ustedes tiene un servidor para arar o cuidar el ganado. Cuando este regresa del campo, ¿acaso le dirá: ‘Ven pronto y siéntate a la mesa’?
¿No le dirá más bien: ‘Prepárame la cena y recógete la túnica para servirme hasta que yo haya comido y bebido, y tú comerás y beberás después’?
¿Deberá mostrarse agradecido con el servidor porque hizo lo que se le mandó?
Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les mande, digan: ‘Somos simples servidores, no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber’.»

Reflexionemos

San Agustín (354-430)

obispo de Hipona (África del Norte), doctor de la Iglesia

Sermón para la Ordenación de un obispo, 3, 9; Guelferbytanus n°32, PLS 2, 637

«Ser servidor» (Trad.©Evangelizo.org©)

El obispo, que está a su cabeza, es su servidor… Que el Señor nos dé, pues, con la ayuda de sus oraciones, ser y permanecer hasta el final siendo aquello que quieren que seamos…; que nos ayude a cumplir lo que él nos ha encargado. Pero sean quien seamos, no pongan en nosotros su esperanza. Me permito decirles esto en calidad de obispo: quiero regocijarme por ustedes y no llenarme de orgullo… Hablo ahora al pueblo de Dios en nombre de Cristo, hablo en la Iglesia de Dios, hablo como pobre siervo de Dios: no pongan su esperanza en nosotros, no pongan su esperanza en los hombres. ¿Que somos buenos? Somos servidores. ¿Que somos malos? Seguimos siendo servidores. Pero los buenos, los fieles servidores son los verdaderos servidores. ¿Cuál es nuestro servicio? Pongan atención: Si tienen hambre, y no desean ser ingratos, observen de qué bodega sacamos las provisiones; pero el plato en el se sirve aquello de lo que tienen avidez de comer, ese no lo miren. «En una gran casa, no hay sólo vajilla de oro y plata, hay también vajilla de arcilla» (2Tm 2,20). ¿Su obispo es similar a un plato de plata, a un plato de oro, o a un plato de arcilla? Tú, mira si este plato contiene pan, y de quién viene este pan, y quién lo da para que te lo sirvan. Observen quién es aquel del que yo hablo, quién me da el pan que se les sirve. Él es el pan: “Yo soy el pan vivo, bajado del cielo” (Jn 6,51). Servimos a Cristo, en lugar de Cristo…, para que él pueda llegar a ustedes y sea el juez de nuestro ministerio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *