Evangelio Hoy

Sábado de la trigésima primera semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Lucas 16,9-15.

Jesús decía a sus discípulos:
“Gánense amigos con el dinero de la injusticia, para que el día en que este les falte, ellos los reciban en las moradas eternas.
El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho, y el que es deshonesto en lo poco, también es deshonesto en lo mucho.
Si ustedes no son fieles en el uso del dinero injusto, ¿quién les confiará el verdadero bien?
Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les confiará lo que les pertenece a ustedes?
Ningún servidor puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero”.
Los fariseos, que eran amigos del dinero, escuchaban todo esto y se burlaban de Jesús.
El les dijo: “Ustedes aparentan rectitud ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones. Porque lo que es estimable a los ojos de los hombres, resulta despreciable para Dios.”
Reflexionemos

San Clemente de Alejandría (150-c. 215)

teólogo

Sermón “¿Se puede salvar el rico?”, § 31

“Haced amigos”

    “El que dé a beber a uno de mis discípulos, aunque no sea más que un vaso de agua fresca, no perderá su recompensa” (Mt 10,42)… Este es el salario que no perderá ni un solo día su valor: “Haced amigos con dinero injusto, a fin de que en el último día, os reciban en las moradas eternas”.     Las riquezas de las que disponemos no deben servir sólo para nosotros; con bienes injustos podemos hacer una obra justa y saludable, y aliviar a uno de los que el Padre ha destinado a sus moradas eternas… Qué admirable es, esta palabra del apóstol Pablo:”Dios ama al que da con alegría” (2Co 9,7), el que da limosna de buena gana, siembra sin contar con una cosecha tan abundante, y comparte sin murmurar, vacilar o retener… Y todavía es más grande, esta palabra que el Señor dice en otro lugar: “A quien te pide, dale; al que se lleve lo tuyo, no se lo reclames” (Lc 6,30)…     Reflexiona entonces sobre la magnífica recompensa prometida a tu generosidad: las moradas eternas. ¡Qué buen negocio! ¡Qué extraordinario suceso! Compramos la inmortalidad con dinero; ¡cambiamos los bienes caducos de este mundo por una morada eterna en los cielos! Por tanto, vosotros los ricos, que tenéis sabiduría, aplicaos en este negocio… ¿Por qué os dejáis fascinar por diamantes y esmeraldas, por casas que el fuego devora, que el tiempo derrumba, que un terremoto derriba? Aspirad sólo a vivir en los cielos y a reinar con Dios. Un hombre, un pobre, os dará este reino… Por otra parte, el Señor no dijo: “Dad, sed generosos, socorred a vuestros hermanos”, sino “haced amigos”. La amistad no nace de una sola vez, sino de una larga familiaridad. Ni la fe, ni la caridad, ni la paciencia son obra de un día: “pero el que persevere hasta el fin se salvará” (Mt 10,22).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *