Evangelio Hoy

Viernes de la decimoquinta semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 12,1-8. 

Jesús atravesaba unos sembrados y era un día sábado. Como sus discípulos sintieron hambre, comenzaron a arrancar y a comer las espigas. 
Al ver esto, los fariseos le dijeron: “Mira que tus discípulos hacen lo que no está permitido en sábado”. 
Pero él les respondió: “¿No han leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la ofrenda, que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes? 
¿Y no han leído también en la Ley, que los sacerdotes, en el Templo, violan el descanso del sábado, sin incurrir en falta? 
Ahora bien, yo les digo que aquí hay alguien más grande que el Templo. 
Si hubieran comprendido lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios, no condenarían a los inocentes. 
Porque el Hijo del hombre es dueño del sábado”. 

Reflexionemos

Afraates (¿-c. 345), monje, obispo cerca de Mossul
Las Disertaciones, nº13, 1-2.13

El señor del sábado

El Señor, por medio de Moisés, su servidor pidió a los hijos de Israel que observaran el sábado. Les dijo: “Trabajarás durante seis días pero el día séptimo es el sábado, un día de reposo dedicado al Señor tu Dios” (Ex 20,9)…  Y les advirtió: “Descansarás tú, tu esclavo, tu esclava, tus bueyes y tu asno”. Y añadió: “Igualmente descansarán el mercenario y el extranjero y todo animal que trabaja a tu servicio” (Ex 23,12)… El sábado no ha sido impuesto como una prueba, una opción entre la vida y la muerte, entre la justicia y el pecado igual que los demás preceptos según los cuales el hombre puede escoger entre la vida y la muerte. No, el sábado es el día que se ha dado al pueblo para su descanso, no sólo el de los hombres sino también el de los animales…

Escucha ahora, pues, cual es el sábado que Dios quiere. Isaías lo ha dicho: “Dad  descanso a los abatidos” (28,12). Y en otra parte: “Los que observan el sábado sin profanarlo, se verán reconfortados por mi alianza y son los que escogen lo que a mí me place” (56,4)… El sábado no hace ningún provecho a los malvados, los asesinos, los ladrones. Pero los que escogen hacer lo que Dios quiere y alejan de sus manos el hacer el mal, Dios habita en ellos y hace su morada en ellos, tal como lo dice su palabra: “Habitaré en ellos y caminaré junto a ellos” (Lv 26,12; 2Co 6,16)… Nosotros, pues, guardemos fielmente el sábado de Dios, es decir, lo que es grato a su corazón. Así entraremos en el sábado del gran descanso, el sábado del cielo y de la tierra en el que toda criatura descansará.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *