Evangelio Hoy

Martes de la séptima semana de Pascua

Evangelio según San Juan 17,1-11a. 

Jesús levantó los ojos al cielo, diciendo: 
“Padre, ha llegado la hora: glorifica a tu Hijo para que el Hijo te glorifique a ti, 
ya que le diste autoridad sobre todos los hombres, para que él diera Vida eterna a todos los que tú les has dado. 
Esta es la Vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a tu Enviado, Jesucristo. 
Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste. 
Ahora, Padre, glorifícame junto a ti, con la gloria que yo tenía contigo antes que el mundo existiera. 
Manifesté tu Nombre a los que separaste del mundo para confiármelos. Eran tuyos y me los diste, y ellos fueron fieles a tu palabra. 
Ahora saben que todo lo que me has dado viene de ti, 
porque les comuniqué las palabras que tú me diste: ellos han reconocido verdaderamente que yo salí de ti, y han creído que tú me enviaste. 
Yo ruego por ellos: no ruego por el mundo, sino por los que me diste, porque son tuyos. 
Todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío, y en ellos he sido glorificado. 
Ya no estoy más en el mundo, pero ellos están en él; y yo vuelvo a ti.”

Reflexionemos

San Agustín (354-430), obispo de Hipona (África del Norte), doctor de la Iglesia
Sermón sobre el evangelio de san Juan, n°104-105

«Padre, glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique»

Hay gente que piensa que el Hijo ha sido glorificado por el Padre en aquello que no le ahorró, ya que lo entregó por todos nosotros (Rm 8,32). ¡Pero si ha sido glorificado en su Pasión, cuánto más en su resurrección! En su Pasión, su humildad aparece más que su esplendor…
Con el fin de que “el mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús ” (1Tm 2,5) sea glorificado en su resurrección, primero ha sido humillado en su Pasión… Ningún cristiano duda de eso: es evidente que el Hijo ha sido glorificado según la forma de esclavo, que el Padre lo resucitó e hizo sentar a su derecha (Fl. 2,7; Hch. 2,34).
Pero el Señor no dice solo: “Padre, glorifica a tu Hijo”, añade: “para que tu Hijo te glorifique”. Preguntamos, y con razón, cómo el Hijo glorificó al Padre… En efecto, la gloria del Padre, en sí misma, no puede crecer ni disminuir. Era menor, sin embargo, cerca de los hombres cuando Dios se manifestó “en Judea” y “sus siervos alababan el nombre del Señor de la salida del sol hasta su ocaso” (Sal. 75,2; 112,1-3). Esto se produjo por el Evangelio de Cristo que hizo conocer a las naciones al Padre por el Hijo: así el Hijo glorificó al Padre.
Si el Hijo sólo hubiera muerto y no hubiera resucitado, no habría sido glorificado ni por el Padre ni el Padre por él. Ahora, glorificado por el Padre en su resurrección, él glorifica al Padre por la predicación de su resurrección. Esto aparece en el mismo orden de las palabras: “Padre, glorifica a tu Hijo para que tu Hijo te glorifique”, como si dijera: “Resucítame, para que por mí, tú seas conocido en todo el universo”… Desde entonces, Dios es glorificado cuando la predicación hace que lo conozcan los hombres y cuando aceptado por la fe de los que creen en él.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *