Evangelio Hoy

Sábado de la decimoctava semana del tiempo ordinario

Evangelio según San Mateo 17,14-20. 

Cuando se reunieron con la multitud, se le acercó un hombre y, cayendo de rodillas, 
le dijo: “Señor, ten piedad de mi hijo, que es epiléptico y está muy mal: frecuentemente cae en el fuego y también en el agua. 
Yo lo llevé a tus discípulos, pero no lo pudieron curar”. 
Jesús respondió: “¡Generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo estaré con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganmelo aquí”. 
Jesús increpó al demonio, y este salió del niño, que desde aquel momento quedó curado. 
Los discípulos se acercaron entonces a Jesús y le preguntaron en privado: “¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo?”. 
“Porque ustedes tienen poca fe, les dijo. Les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: ‘Trasládate de aquí a allá’, y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ustedes”. 

Reflexionemos

Santo Tomás Moro (1478-1535), hombre de estado inglés, mártir
Diálogo de la fortaleza contra la tribulación

“Creo, Señor, pero ayúdame a tener más fe!” (Mc 9,24)

“Señor, auméntanos la fe!” (Lc 17,6) Meditemos las palabras de Cristo y digamos: si no permitiéramos a nuestra fe debilitarse o incluso enfriarse y perder su fuerza, poniendo nuestros pensamientos en cosas fútiles y vanas, dejaríamos de dar importancia a las cosas de este mundo, y recogeríamos nuestra fe en un rincón de nuestra alma.

La sembraríamos como el grano de mostaza en el jardín de nuestro corazón, después de haber arrancado toda la cizaña, y el grano germinaría. Con una firme confianza en la palabra de Dios trasladaremos montañas de aflicción, mientras que cuando nuestra fe es débil, no desplazaremos ni siquiera un puñado de arena. Para acabar esta conversación, os diré que como todo consuelo espiritual necesita como base la fe, y que nadie más que Dios nos la puede dar, no debemos dejar de pedirla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *